“Si queremos tener claridad sobre el comportamiento real de nuestro producto en la etapa inferior del funnel, es necesario ampliar el panorama”


A lo largo de la historia y a medida que aparecen nuevos competidores, los canales de comunicación se atomizan y el consumidor se vuelve más celoso con su data, lo que hace que el reto de medir el retorno de nuestras acciones en marketing se vuelva cada vez más complejo.

 

Hasta hace algún tiempo, negocios que nacieron como nativos digitales presumían ante su cliente del conocimiento que tenían sobre cada peso invertido. Argumentaban que conocían en detalle cómo se comportaba la inversión. Sin embargo, con la desaparición de las cookies en algunos de los jugadores más importantes del ecosistema digital, llegó un reto nuevo para la industria.

 

A lo anterior hay que sumarle que seguimos en un mundo donde las compras en canales presenciales siguen dominando más del 80% del gasto de los consumidores, argumento suficiente para dejar de pensar que está bien medir únicamente lo que pasa en digital. Si queremos tener claridad sobre el comportamiento real de nuestro producto en la etapa inferior del funnel, es necesario ampliar el panorama.

 

En Asylum, fieles a nuestro principio: “Si no lo podemos medir, no lo hacemos”, hemos preparado 5 consejos para aprender más sobre el ROI, el gran enigma del mundo del marketing.

 

  1. La estrategia como parte fundamental de la medición

 

Tomarnos el tiempo de dar forma al futuro y planificar una estrategia, nos permite enfocarnos en lo que realmente es importante para el negocio. Estrategia, más que una palabra es parte fundamental de nuestro discurso, pero también de nuestro diario quehacer. Si bien su uso se ha ido masificando y pareciera que cada vez se aborda de forma más ligera y es fundamental para tener campañas exitosas.

 

Por ejemplo, una estrategia de medición permite entender cuáles son nuestras ventajas competitivas basadas en números relevantes y así poder conquistar el futuro. Nos evita perseguir noticias sin valor, métricas de vanidad y nos permite llevar los negocios al siguiente nivel.

 

  1. Saber elegir lo que queremos medir, no es poca cosa

 

¿Por qué el león no persigue ratones, aunque para su tamaño pueda resultar fácil? ¿Por qué se enfoca en encontrar una gacela para su cena? ¿Será que cazar 10 ratones realmente lo dejaría satisfecho y menos cansado? ¿Cuáles serán sus KPI’s? La importancia de tener claro el foco y el león tiene muy claro su objetivo, su foco. El poder que tiene estar enfocado permite evolucionar de una manera contundente hasta alcanzar el fin deseado.

 

Sí, como todo en la vida hay que hacer elecciones para los negocios. Es fundamental en un ecosistema cargado de información saber elegir los objetivos y los KPI’s, eso que realmente nos permitirán medir el estado de nuestros proyectos y que harán que tengamos el tan anhelado pero olvidado foco.

 

Un objetivo grande con KPI’s bien establecidos, aunque puede parecer más difícil de alcanzar, permitirá trabajar concentrado y en pocos frentes, a los que se les puede hacer seguimiento fácilmente. Esto traerá como resultado el crecimiento del negocio de manera saludable y sostenible en el tiempo.

 

  1. Cuando hablamos de ROI, no podemos esperar la R sin la I

 

Retorno también requiere inversión y con esto no solo nos  referimos a dinero. Invertir en planeación, en herramientas, en tiempo para pensar los dos puntos anteriores, así como tener un equipo idóneo para analizar la data, serán definitivos a la hora de entender nuestro retorno real.

 

Generar data requiere mucho más que invertir en la amplificación de nuestras campañas y analizarla mucho más que una tabla dinámica. Por eso, para medir el ROI se deben considerar todas y cada una de las “I,” que aportarán a encontrar esa “R”.

 

  1. La importancia del componente técnico en la medición 

 

Cada vez hay más y mejores herramientas para medir el ecosistema de los negocios. Desde el CRM de las compañías que está conectado a las transacciones en tienda física, hasta las bases de datos que genera el eCommerce con cada transacción, suministrando información valiosa para el negocio. Sin embargo, es necesario certificar que todas las fuentes de información tengan estructuras de datos en común, que sean compatibles entre ellas, que permitan conectar lo que el cliente hace en Off y en On, pero lo más importante, que la configuración para medir ese journey sea la correcta.

 

Hoy en día, olvidar activar un simple pixel o código en los activos digitales, puede ser vital para la recopilación de datos, que es información valiosa de ese recorrido que hace el cliente, ya que no solo permite medir, también se vuelve data accionable que se puede convertir en ventas.

 

  1. Real time en el Real World 

 

Tener acceso a la información cuando se necesita, es hoy en día sinónimo de transparencia y control total. De ahí salen esos KPI’s que se establecen para ejecutar la estrategia, que permiten saber que tan saludables están siendo en la ejecución del plan de negocios.

 

Es aquí donde entran los famosos Dashboards digitales o Tableros de mando, que se han vuelto indispensables en el control 24/7 de los negocios. Acceder a ellos cuando el cliente lo necesita, desde el lugar donde se encuentre, así como tener la información en tiempo real que permita tomar decisiones, cambiar el rumbo de las acciones emprendidas que no están dando resultado o simplemente, saber que se va por buen camino.

Eitan Shoval

CEO & Partner